bocadillos originales: baos de ternera mechada

Bocadillos salados: 5 maneras de darles un toque diferente

Para muchos, es la receta más básica que existe: los bocadillos. Dos simples rebanadas de pan rellenas de algún delicioso complemento.

Los bocadillos no solo cuentan con el honor de ser, probablemente, la receta más fácil que existe (con pan y algo de fiambre lo tienes listo; si decides meter entre medias algún ibérico como mi querido jamón de Guijuelo, para qué quieres más).

Además, cuentan el apoyo de prácticamente la totalidad de los practicante de diferentes opciones de alimentación que existen. Hay bocadillos de jamón, sí, pero también vegetarianos y veganos. Incluso quienes tienen más problemas como los intolerantes al gluten, pueden encontrar ahora mismo opciones sustitutivas.

Sin embargo, a veces un plato tan sencillo acabamos contemplándolo como nuestra última opción. Quizá porque estamos acostumbrados precisamente a eso, a recurrir a “un triste bocadillo” cuando no tenemos otra cosa que llevarnos a la boca.

Bueno, pues para cambiar esa idea, aquí te presento 5 consejos para darle una vuelta a esos “tristes bocadillos” y hacerles un hueco en nuestras mejores cenas.

5 maneras de mejorar nuestros bocadillos

El arte de la tradición

Ya lo dice la RAE, un bocadillo es una “pieza de pan abierta, o conjunto de dos rebanadas, en cuyo interior se coloca o se unta algún alimento”. Que igual es de perogrullo, pero hay que empezar por la idea básica: volver a los orígenes.

cuzquito del Cuzco, Salamanca
Ya sé que es una tosta, pero si pienso en bocadillo de jamón me viene siempre a la mente el “Cuzquito”

¿Acaso no os acordáis de lo buenos que estaban aquellos sencillos bocadillos de pan con chocolate que merendábamos? Bastante más deliciosos (y más sanos) que todos esos productos de bollería industrial con los que se hinchan los chavales de hoy en día. Y si hablamos de mis queridos bocadillo de jamón, para de contar.

Innovar con el relleno

En el caso de los bocadillos, creo que el cielo es el límite. Te puede gustar más o menos, pero casi cualquier receta gana metiéndola entre dos rebanadas de pan. En Japón, por ejemplo, es habitual encontrar sándwiches de tallarines, una de las cosas más bizarras que he comido.

O disfrutar, también, de una versión de aquellos bocadillos de filete empanado que tanto se comían hace años (¿sería una moda, como los superalimentos hoy en día?): el sándwich de tonkatsu o sándwich de cerdo empanado, un bocadillo de una de las recetas japonesas más deliciosas, el tonkatsu o filete de cerdo empanado (normalmente con panko) y frito. Por si no fuese suficiente el pan del empanado, lo suyo es tostar ligeramente las rebanadas de pan en la misma plancha o sartén donde hayas preparado el tonkatsu… Puede sonar excesivo y efectivamente lo es, pero también delicioso.

bocadillos originales: tonkatsu sande

¿Salsa? Sí, por favor

Porque también puedes hacer un cambio interesante en tus bocadillos a través de una salsa. Puede ser en el interior, como en este sándwich de pollo al curry y piña de hace unos años o, incluso, puedes servir el bocadillo regado con su propia salsa.

Hace poco yo probé a utilizar unos panecillos de leche para rellenarlos de carrillera guisados y servir con la propia salsa… ¡Delicioso! La combinación del ligero dulzor del panecillo con la ternura de la carne guisada y la sabrosa salda fue una combinación gloriosa. Y, como tiene que ser, imposible de comer sin mancharse.

bocadillos de carrillera guisada

Alianza de civilizaciones

Ya nadie se acuerda de uno de aquel proyecto que impulsó Morgan Freeman…, uy, perdón, Kofi Annan en la ONU a iniciativa de Rodríguez Zapatero. Pero, a pesar de ello, yo siempre estoy a favor de esta alianza en la cocina.

No me digáis que algunas de las recetas que, por ejemplo, aparecen en este artículo que bien podría ser el erasmus del bocadillo no os hacen salivar… ¿Por qué no recurrir a culturas gastronómicas diferentes para comprobar cómo hacen sus bocadillos? O incluso algo mejor, ¿por qué no probar con una mezcla de diferentes culturas para catar un bocadillo que podría contar con su propio club de fans en la cafetería de la sede de la ONU?


Kofi Annan lo aprueba… Vía GIPHY

A mí, personalmente, me gustan cada vez más los bocadillos que me sorprenden con un toque de chile, o de jengibre… ¡Cómo no disfrutarlos!

Y tú, ¿cómo prefieres tus bocadillos? ¿Qué trucos tienes?

Published by

Alberto (MuchaVida)

Alberto (MuchaVida)

Bloguero ibérico, como el jamón. #MatchaMan. Y bloguero punk, en la línea de los Ramones, que con tres acordes crearon su discografía. Me independicé y comencé a cocinar; mis recetas gustaron tanto que me vi obligado a un gastro-remix de este blog. Y aquí sigo con mi rocanrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *