ramen

Ramen: 5 claves sobre el plato japonés de moda

El ramen está de moda. Este bol de fideos con caldo se está popularizando y cada vez es más fácil encontrarlo en cartas de restaurantes o, incluso, en establecimientos dedicados a este plato japonés que cada vez gana más adeptos.

Aunque, en realidad, su origen de está en China, en un plato, el lamian, que a principios del siglo XX los inmigrantes chinos en Japón introdujeron en el país. 

Schwarzenegger comiendo ramen instantáneo
Hasta Teminator disfruta del ramen instantáneo

Pero probablemente su mayor popularidad llegó con la revolución de Momofuku Ando: el ramen instantáneo (que cuenta en Osaka con su propio museo), que con solo rehidratar con agua caliente permitía disfrutar en un momento de un delicioso cuenco de ramen.

Desde entonces su popularidad ha crecido rápidamente, gracias, en parte, a ser un plato tan popular que se puede encontrar en innumerables mangas, animes y películas japonesas (y algunas occidentales, como 'The Ramen Girl'). 

En cierto modo, puede que no haya un plato tan característico de Japón como el ramen: no solo es muy popular, sino que a lo largo de todo el país se puede disfrutar, adaptado a los gustos de cada región (como la pasta en Italia).

En cualquier caso, hablamos de un plato delicioso y muy equilibrado que además es muy fácil de preparar. Quizá no como un profesional (eso incluiría preparar tu propia pasta; por suerte cada vez es más fácil encontrar pasta fresca) pero suficiente como para disfrutar de la paz que proporciona un cuenco de ramen.

5 tips para disfrutar de tu ramen

1 El caldo de ramen

Ramen de pollo con udon
Ramen de pollo con udon

La base del ramen es, sin duda alguna, el caldo. Un mal caldo estropeará un bol perfecto. En principio, puedes preparar ramen con cuatro tipos de caldo: el fondo dashi, de pollo (uno de los más habituales), de cerdo o de verduras. En algunos casos se mezclan dos tipos de fondos (normalmente el de pollo y el de cerdo) para ciertos tipos de ramen. 

Por supuesto, lo más recomendable es que prepares un buen caldo en tu casa y lo congeles para utilizarlo cuando vayas a preparar ramen. No olvides darle un toque de ajo y de jengibre fresco para que sea mucho más aromático y salsa de soja para sazonar. Y un pequeño truco: un ligero toque de salsa worcestershire le dará un delicioso toque.

2 Los complementos del ramen

Pero tampoco debemos olvidarnos de los complementos, sobre todo de los fundamentales: los fideos. Yo recomiendo utilizar siempre fideos frescos, los soba y los udon son mis favoritos.

ramen de atún
Ramen de atún

Junto a los fideos, no debemos olvidar también las proteínas. Aunque normalmente se utiliza carne (de pollo, de cerdo...), en este sentido puedes arriesgarte más y probar diferentes mezclas: desde un ramen de pescado (el de atún está delicioso) o marisco al vegetariano, con tofu, por ejemplo.

Por último, no olvides intentar equilibrar el plato en cuanto a sabores y texturas; para ello elige bien las verduras y frutas (sí, sí, ¡una manzana encurtida resulta deliciosa en un ramen de cerdo!) que servirás en el ramen. Y otro consejo: rallar un poco de nabo por encima justo antes de servir el ramen no solo servirá para darle un ligero toque picante muy interesante, sino que además las propiedades de esta hortaliza nos ayudarán a digerir mejor después (y en Japón hay quien dice que incluso ayuda a adelgazar).

3 Las 5 claves del huevo cocido

Un buen bol de ramen no está completo hasta que no tiene el huevo perfecto: a mitad de cocción, con la yema ligeramente cruda. El marinado es opcional, pero le da un toque perfecto

Pon a calentar el agua en una cazuela a fuego medio (para 2 huevos aproximadamente 1 litro de agua) , hasta que llegue a ebullición.
Con una espumadera o similar, sumerge con cuidado los huevos en el agua hirviendo. Déjalos cocer durante 7 minutos.
Tras estos 7 minutos de cocción, extrae los huevos del agua con cuidado  y Deja que reposen en un bol con hielo durante, al menos, 15 minutos. De este modo se cortará la cocción y lograrás que la yema quede ligeramente líquida.
Retira la cáscara: golpea ligeramente la base ancha del huevo, quita los primeros trozos y, con la punta de una cuchara, retira poco a poco y con cuidado el resto, girando la cuchara para separar la cáscara de la clara sin problemas.
En un bol mezcla 100 ml de salsa de soja, 200 ml de agua, 2 cucharadas de sake, 1 de mirin y otra de azúcar. Introduce los huevos, tapa y deja marinar durante al menos una hora.

4 Cómo montar un cuenco de ramen

Cuando tengas el caldo y los complementos listos, cuece la pasta fresca durante unos 50-60 segundos y la sirves en los boles.

montando el ramen
¡Facilísimo!

Ahora es importante que lo hagas lo más rápido que puedas para retener el calor y al mismo tiempo evitar que los fideos se pasen de cocción: sirven caldo hasta que casi cubra a los fideos, añade las proteínas y las verduras y vuelve a servir más caldo hasta que veas que el ramen "crece".

No olvides algún toque final: picar un poco de cebollino o del tallo verde de la cebolleta, espolvorear con un poco de sésamo... Y para darle ese toque de película, una hoja de alga nori en el borde del cuenco, con la mitad sumergida.

5 Cómo comer ramen

ramen de curri con ternera
Ramen de curri de ternera

Muy bien, ya tenemos nuestro apetitoso y humeante bol delante de nosotros... ¡A comer! Bueno, espera, no tan rápido... ¿Cómo se come esto?

Para empezar, el caldo está hirviendo. Para evitar abrasarte deberás hacer aquello que nuestras madres siempre nos prohibieron: ¡sorber la sopa! Si entras a un restaurante de ramen en Japón, este peculiar sonido será la banda sonora que te acompañará durante toda la visita (genera algo de malestar al principio, pero pronto se acostumbra uno).

Para comer, deberás utilizar los palillos para comer los fideos y utilizar la cuchara para acompañar con la sopa, tal y como puedes ver en este vídeo.

 

Es fundamental empezar a comer desde el mismo momento en que te sirven el cuenco (en el vídeo señalan 5 minutos; yo nunca he conseguido hacerlo tan rápido aunque mis marcas son bastante buenas). Esto es así porque si no corres el riesgo de que los fideos se ablanden.

Published by

Alberto (MuchaVida)

Alberto (MuchaVida)

Bloguero ibérico, como el jamón. #MatchaMan. Y bloguero punk, en la línea de los Ramones, que con tres acordes crearon su discografía. Me independicé y comencé a cocinar; mis recetas gustaron tanto que me vi obligado a un gastro-remix de este blog. Y aquí sigo con mi rocanrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *