costillas con salsa de miso

Costillas con salsa de miso

Hay quienes creen que la cocina japonesa se limita al sushi y poco más, pero no es así. Y si no, mirad estas costillas con salsa de miso. 
El miso es una pasta hecha con soja fermentada que se utiliza ampliamente en la cocina japonesa y es la base de la sopa miso, una de las más reconstituyentes que conozco. Tiene un sabor peculiar que, bien utilizado, nos puede ayudar a crear platos deliciosos, como estas costillas con salsa de miso.

Además parece ser que el miso contiene una serie de enzimas muy beneficiosas para nuestra flora intestinal, así que con estas costillas con salsa de miso podemos disfrutar de la gula al tiempo que nos justificamos diciendo que estamos comiendo sano ;).

Costillas con salsa de miso

Ingredientes

Costillas de cerdo (2 por persona)
Miso blanco
Verduras variadas
Granada
250 ml de caldo de verduras

Azúcar moreno
Miel
Vino blanco
Vinagre de arroz
Chile fresco
Jengibre fresco
Aceite de sésamo

Preparar estas costillas con salsa de miso es muy fácil. Primero vamos a preparar una salsa calentando el caldo de verduras. Cuando hierva, añadimos dos cucharadas de azúcar moreno, otras dos cucharadas de miel, una de vinagre de arroz, una cucharadita de miso, otra de jengibre triturado y otra de aceite de sésamo. Dejamos que se disuelva bien y reservamos esta salsa. 

Vamos a precalentar el horno a 180º y meteremos las costillas empapadas en la esta salsa durante media hora. Después le daremos la vuelta a las costillas, volveremos a añadir salsa por encima y las dejaremos otra media hora.

Por otra parte prepararemos la verdura; yo elegí nabo, cebolleta, setas shiitake y granada pero este plato es muy versátil y admitirá muchas combinaciones diferentes. Te aconsejo conservar la granada o al menos alguna fruta dulce porque le da un toque muy rico.

Cortaremos en trozos pequeños la verdura y sacaremos las pepitas de la granada (que reservaremos). En un wok o sartén alta con un chorrito de aceite de sésamo caliente vamos a saltear todo excepto la granada y añadiremos medio vasito de vino blanco, que dejaremos reducir.

Incorporamos entonces medio vaso de vinagre de arroz, un par de cucharadas de miso blanco, una cucharada de chile fresco picado y dos de jengibre fresco, muy picado también. Mezclamos todo bien y dejamos que reduzca la salsa, añadiendo la granada. Podemos añadir lo que nos sobró de la salsa con la que preparamos las costillas, pero deberemos reservar un poco para añadir por encima. Prueba la salsa y, si hiciera falta, añade un poco de sal.

Servimos en cuencos la salsa de miso, colocamos encima las costillas y vertemos por encima la salsa. Podemos servir con semillas de sésamo.

 

Published by

Alberto (MuchaVida)

Alberto (MuchaVida)

Bloguero ibérico, como el jamón. #MatchaMan. Y bloguero punk, en la línea de los Ramones, que con tres acordes crearon su discografía. Me independicé y comencé a cocinar; mis recetas gustaron tanto que me vi obligado a un gastro-remix de este blog. Y aquí sigo con mi rocanrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *