guarniciones fáciles para tus menús navideños

5 guarniciones fáciles para tus menús navideños

Se acercan esas fechas tan entrañables y tan temidas para quienes las tienen que pasar disfrutando… En la cocina. Si es tu caso, te propongo 5 guarniciones fáciles para que puedas disfrutar también del cava y los especiales navideños de la tele.

Y si opinas, como yo, que algunos especiales navideños son más dolorosos que una gota de limón en un corte reciente, te pueden servir también como excusa para atrincherarte en la cocina e ir catando los vinos de la cena antes de servirlos.

cena navideña
Si cuando vuelves de la cocina la cena está así, igual te has pasado catando | Imagen: GIPHY

El caso es que, llegada la navidad y en la antesala de las comidas y cenas con las que los fabricantes de sales de frutas hacen su agosto en pleno invierno, se plantea siempre el mismo dilema: ¿qué preparar? ¿Cómo salirnos de lo típico?

Por lo general, creo, en cada casa se sabe ya desde hace tiempo cuál va a ser el plato principal y, si no es así, plantear algo diferente a lo que se ha comido siempre puede granjear numerosas críticas… Y eso si sale bien. Así que puede ser buena idea mantener ese plato navideño que triunfa todos los años e innovar con alguna guarnición diferente y sorprendente.

Además, si los invitados cuentan con alguna de estas guarniciones fáciles además del plato principal, es más fácil controlar el empacho, ya que tenderemos a ser más precavidos contando con varios platos.

Así que vamos allá con estas guarniciones fáciles con las que podéis sorprender a vuestros invitados en la próxima comida navideña.

5 guarniciones fáciles para tus menús navideños

Guisantes edamame con sésamo, chile y cilantro

El edamame es la alternativa japonesa más parecida que he encontrado a las típicas pipas españolas: se suelen comer como aperitivo y, una vez que empiezas, no terminas hasta que está el plato vacío. Cuentan con un extra que me gusta especialmente y es que pueden funcionar perfectamente como unas guarniciones fáciles para casi cualquier plato que, además, resulta un alternativa fácil y relativamente sana.

Como el edamame es más difícil encontrarlo aquí, una opción es preparar con el mismo estilo los típicos guisantes frescos (que aunque no estén en temporada puedes encontrar más fácilmente). Para prepararlos, primero calienta en una sartén a fuego medio una cuchara de sal, chile o guindilla triturada y semillas de sésamo, removiendo continuamente, hasta que la mezcla esté caliente y plenamente aromática (aproximadamente 3-4 minutos). Retira del fuego y mezcla con cilantro picado.

En una cazuela y tras lavarlos previamente, escalda durante un par de minutos los guisantes enteros con sus vainas, escurre y sirve con la mezcla de especias. Para comerlos, coloca un borde de la vaina sobre tus labios, apretando ligeramente con los dedos por el otro lado para vaciar los guisantes en la boca. Este movimiento es, para mí, el similar a pelas pipas y, con una cerveza fresquita al lado, podría tirarme toda la tarde practicándolo.

guarniciones fáciles: guisantes edamame

Tomates verdes fritos

Famosos por la película homónima de 1991 y protagonizada por Kathy Bates y Jessica Tandy, este típico plato de la gastronomía del sur de Estados Unidos no puede ser más fácil. Solo necesitas los tomates, cortados en rodajas de menos de un centímetro de grosor, y tres cuencos en los que colocarás una mezcla (mitad y mitad) de yogur y leche en uno, una mezcla (igual proporción) de harina de trigo y harina de maíz, en otro, y, por último, pan rallado.

Para preparar estas guarniciones fáciles y rápidas solo tenemos que empapar las rodajas de tomate en la mezcla de leche y yogur, después pasarlo por la mezcla de harina, nuevamente por la leche con yogur, después por el pan rallado y directo al aceite, bien caliente (yo recomiendo, en este caso, utilizar un aceite más ligero de sabor como el de girasol).

Para acompañarlo, nada como una mayonesa ligeramente picante. Yo suelo utilizar el chile fresco de Gourmet Garden para preparar una chilenesa (tan fuerte o tan ligera como aguantes, pero si tienes invitados mejor empezar suavecito…) que está buenísima y no puede ser más fácil. ¡Verás como tus invitados se pegarán por sumergir estas delicias en ella! Además, si no puedes encontrar tomates verdes también puedes hacerlo con tomates rojos, pero en ese caso procura que no estén muy maduros para que no estén blandos.

guarniciones fáciles: tomates verdes fritos

Setas guisadas con oloroso y jengibre

Otra fantástica idea para preparar guarniciones fáciles es utilizar este producto de temporada, que puede funcionar de maravilla. Puedes prepararlas con casi cualquier seta, aunque yo recomiendo hacerlo con unos buenos níscalos limpiados cuidadosamente para que la experiencia sea espectacular.

Para prepararla, pica fino una cebolla y un par de dientes de ajos y ponlos a pochar en una sartén a fuego bajo. Incorpora después las setas cortadas en trozos y deja rehogar durante unos 5 minutos aproximadamente.

En este momento añade media copa de oloroso y deja reducir, incorpora un vaso de caldo de verduras (si es casero, como siempre digo, mejor), una cucharada de jengibre fresco bien picado y sal al gusto. Dejas que se hagan a fuego medio hasta que las setas estén blandas y la salsa reduzca hasta que prácticamente no quede nada y sirve con una pizca de sésamo por encima.

guarniciones fáciles: níscalos guisados al oloroso y jengibre

Chips de calabaza

Otro producto de temporada que puede venir ni que pintado para preparar guarniciones fáciles es la calabaza. Puedes preparar unos sencillas chips de calabaza con un toque de albahaca y de cilantro.

Para ello solo tienes que cortar la calabaza en rodajas finas (si puedes, mejor con una mandolina). En una bandeja del horno con papel sulfurizado y que habrás rociado previamente con aceite de oliva, coloca las rodajas, procurando que no estén muy juntas, y vuelve a esparcir por encima aceite y albahaca y chile frescos picados, al gusto.

Hornea a 180ºC hasta que veas que los chips de calabaza están crujientes. Retira el exceso de aceite colocando los chips sobre papel de cocina y fríe. ¡No puede ser más fácil!

guarniciones fáciles: chips de calabaza

Huevo con patatas a la “japoñola”

Terminamos como empezamos, con otras guarniciones fáciles de inspiración japonesa. Esta receta la dejo para el final porque puede ser la más problemática. Y es que en Japón las verduras, y esto incluye muchas veces a las patatas, se suelen comer más al dente que en España. Que, por lo que dicen, es más sano, pero el caso es que aquí no estamos acostumbrados, especialmente en el caso de la patata.

En algunas izakayas japonesas se puede probar un plato de patatas cortadas muy finas con huevas de pescado. Basándome en este plato, propongo esta adaptación de los clásicos huevos fritos con patatas como guarniciones fáciles para navidad. ¿Huevos fritos con patatas en una cena navideña? Créeme: estoy convencido de que más de uno de los invitados lo agradecerá. Y si no, en todo caso, se trata de un pequeño acompañamiento al plato principal.

Para prepararlo solo tienes que pelar las patatas y cortarlas en bastoncitos pequeños y finos que sumerges en agua para retirar el exceso de almidón. Las dejas secar sobre papel de cocina y en una sartén con un chorrito de aceite de oliva las fríes, removiendo constantemente, hasta que queden hechas por fuera pero ligeramente al dente por dentro (aproximadamente 5 minutos). Añades sal y pimienta, al gusto, sirves en platos y colocas una pequeña nuez de mantequilla junto con una pizca de hierba limón fresca y picada. Justo encima, colocas un huevo frito (que puede ser de codorniz si quieres darle un toque diferente) y unas semillas de sésamo negro. Lo ideal es servirlo recién hecho y mezclarlo todo bien antes de comer.

guarniciones fáciles: huevo con patatas a la japoñola

Y tú, ¿has pensado ya tu menú navideño?

Published by

Alberto (MuchaVida)

Alberto (MuchaVida)

Bloguero ibérico, como el jamón. #MatchaMan. Y bloguero punk, en la línea de los Ramones, que con tres acordes crearon su discografía. Me independicé y comencé a cocinar; mis recetas gustaron tanto que me vi obligado a un gastro-remix de este blog. Y aquí sigo con mi rocanrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *