garbanzos al pesto

Garbanzos al pesto [videorreceta]

Renovarse o morir... O eso dicen. Yo, por si acaso, no me la juego así que he intentado algo nuevo con esta espectacular receta de garbanzos al pesto.

Ese "algo nuevo", que suena más a boda que a entrada de este blog sin remedio, es ni más ni menos que un nuevo formato, el vídeo. Era una idea que llevaba tiempo rondándome la cabeza, pero ante la cual tenía serios inconvenientes: para empezar, no me apetecía mucho enseñar la jeta; en parte por timidez, en parte porque yo no valgo para salir estupendo.

Pero además cuento con un grave problema de infraestructura. Y es que, como cocinero punk, mi cocina es más parecida al escenario del CBGB (famoso por su diminuto proscenio) que a esas maravillosas cocinas que veo en los vídeos de recetas, ya sean de cocineros televisivos como de blogueros pro.

Y, por último, está el determinante factor del tiempo: incluso a mí, que como veréis no pierdo mucho tiempo ni en la grabación ni en la edición, elaborar un vídeo, aunque sea uno breve como el de este formato, implica invertir una cantidad de tiempo que normalmente no tengo. Así que el siguiente reto es intentar darle una periodicidad que no sé cómo voy a conseguir.

En cuanto a la receta, poco os puedo decir que no imaginéis: es superfácil de preparar y, aunque lleva su tiempo por la necesaria cocción de los garbanzos, su sabor merece totalmente la pena. Estos garbanzos al pesto son una forma diferente y deliciosa de comer una legumbre de la que me confieso muy fan. Además, estando en el Año Internacional de las Legumbres, me apetecía seguir ofreciendo recetas de este tipo, además de las que ya ofrecí hace poco con este motivo. 

Además utilicé garbanzos de Fuentesaúco, que por su tamaño, sabor y cocción me parecen ideales para estos garbanzos al pesto.

Garbazos al pesto

Ingredientes

Para los garbanzos

Garbanzos de Fuentesaúco
Unas hojas de col china
2 zanahorias
Media cebolla
Medio puerro
1 taza de guisantes (si son frescos, mejor)
Sal

Para el pesto de pistachos

Un puñado de pistachos pelados
Un puñado de hojas de albahaca fresca
1 diente de ajo
Un par de cucharadas de parmesano rallado
Un chorrito de aceite de oliva

Garbanzos al pesto

Antes de nada, para preparar estos garbanzos al pesto, como en cualquier otra cocción de garbanzos, debemos tener la legumbre en remojo. El tiempo dependerá de varios factores, entre los principales, la dureza del agua. En Salamanca, donde no tenemos un agua muy dura, con 8 horas debería bastar. 

El truco: si añades una pizca de bicarbonato sódico al agua en el que pones los garbanzos en remojo, necesitarás menos tiempo y, sobre todo, conseguirás una mejor textura de la legumbre.

Tras esto, el primer paso para preparar estos garbanzos al pesto es ponerlos a cocer. Para ello, calienta agua hasta que hierva, añades los garbanzos y los dejas cociendo a fuego lento durante unas 2-3 horas, hasta que el garbanzo esté tierno.

Puedes, además, añadir unas verduras a esta cocción, con lo que te aseguras un caldo espectacular (que es uno de los puntazos de esta receta; ya verás para qué se utiliza) que, si te sobra, será una sopa estupenda para cualquier noche un poco fresca. Yo, en este caso, añadí zanahorias, puerro, cebolla y col china.

Mientras, puedes ir preparando el pesto, solo que en este caso vamos a hacer una salsa ligeramente diferente para estos garbanzos con pesto. La combinación habitual para preparar el pesto es de piñones, albahaca fresca, ajo, aceite de oliva, parmesano rallado y algún queso de oveja, también rallado. En este caso, no obstante, yo utilicé solo parmesano y sustituí los piñones por un buen puñado de pistachos pelados, obteniendo un pesto de pistachos que a mí, personalmente, me encanta. Lo reservamos.

Colamos las legumbres, reservando el caldo; vamos a necesitar un poco (medio vaso) para esta receta, el resto lo puedes congelar porque está buenísimo y sería una auténtica desgracia que no lo consumieses en algún momento.

Además separamos las verduras de los garbanzos y escaldamos unos guisantes durante un par de minutos. Juntamos los garbanzos con los guisantes; ya no queda nada para disfrutar de nuestros garbanzos al pesto.

Mezclamos 2-3 cucharadas del pesto de pistachos con el vasito de caldo que reservamos y añadimos esta sopa a los garbanzos con guisantes. Podemos servir o reservar y calentar antes de servir. Y, como lo prometido es deuda, aquí tenéis la videorreceta de estos garbanzos al pesto.

 

Published by

Alberto (MuchaVida)

Alberto (MuchaVida)

Bloguero ibérico, como el jamón. #MatchaMan. Y bloguero punk, en la línea de los Ramones, que con tres acordes crearon su discografía. Me independicé y comencé a cocinar; mis recetas gustaron tanto que me vi obligado a un gastro-remix de este blog. Y aquí sigo con mi rocanrol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *